Nadador! Tienes una cita con tu dentista

En verano muchos pacientes suelen pasar muchas horas en remojo. Aunque ser nadador es uno de los ejercicios más saludables y completos para nuestro organismo, también es cierto que, una prolongada exposición al cloro en las piscinas puede afectar a tus dientes.

nadador-cloro-y-dientes

Es este componente, encargado de eliminar las bacterias y los microorganismos de la piscina, el que se ha convertido en una amenaza para tu salud dental. El agua se filtra ocasionalmente en la boca y los efectos del cloro de esta en tu boca pueden ser motivo de preocupación.

La mayoría de nadadores aún se sorprende cuando descubren los efectos que el cloro puede tener sobre sus dientes. Pero, lo cierto es, que cada año hay más estudios que demuestran la relación entre piscinas inadecuadamente cloradas y daños en los dientes. Con todo, no hay que alarmarse. Es un problema que suelen sufrir las personas que pasan mucho tiempo seguido en el agua y no los usuarios de piscinas en general.

Las piscinas con demasiado cloro contienen niveles de PH que pueden ocasionar erosión del esmalte provocando la pérdida del tejido duro de la superficie dental. Además, los dientes pueden decolorarse y los bordes delos dientes delanteros pueden verse transparentes produciendo, con el paso del tiempo, sensibilidad extrema al consumir productos fríos o calientes. Los dientes también pueden redondearse llegando incluso a agrietarse.

Las personas que entrenan más de 6 horas a la semana en la piscina pueden llegar a sufrir el llamado `sarro del nadador´, una patología que hace que aparezcan manchas amarillentas o marrones en los dientes delanteros. Además, también hay más probabilidad de que sufran periodontitis y gingivitis.

¿Cómo sabe un nadador que una piscina tiene demasiado cloro?

Fíjate en las barandillas y en las escaleras. El agua de la piscina demasiado ácida se come estas superficies. Si existen manchas de erosión en estas debes saber que el agua hará lo mismo con tus dientes.

Si tienes una piscina propia sabrás que el mantenimiento de esta es laborioso. Tienes que intentar equilibrar el nivel de pH. Nunca debe estar por debajo de 6.

Cepillarse con cepillo con cerdas suaves y limpiarse los dientes regularmente. Echar flúor en tu boca frecuentemente y usar una pasta de dientes adecuada. Son acciones que puede ayudar a contrarrestar el efecto del cloro en tus dientes. Si eres nadador habitual visita periódicamente al dentista para comprobar el estado de tus dientes y la salud de tus encías.

En caso de que estén apareciendo ya manchas, no te preocupes. Tu dentista valorará tu situación y aplicará el tratamiento para que vuelvas a lucir una sonrisa impoluta.

Si no eres nadador, pero vas a comenzar a serlo, te recomendamos hacer una revisión completa. Así podrás descartar problemas que puedan agravarse con la exposición al agua de la piscina.

Te recordamos que no debes descuidar las pautas de higiene diaria en verano. Es la época en la que predominan las bebidas y alimentos azucarados.

PUEDES COMPARTIR EN LAS REDES
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comentarios Cerrados

Clínica Dental Parisi

Clínica Dental Parisi